Objetivos

 

La comprensión de la situación actual del mundo contemporáneo requiere, indispensablemente, del conociendo del pasado. Un pasado que se comprende desde un presente vivo y palpitante en donde los puntos de vista de los diversos actores –protagonistas y/o analistas- son con frecuencia divergentes y sus centros de interés, cambiantes. Un pasado en el que los hechos se tornan inteligibles solo si se inscriben en procesos económicos, políticos, sociales….complejos y conflictivos. A partir de esta perspectiva, la cátedra de Historia contemporánea se propone que los alumnos logren:

1) Analizar y comprender los procesos sociales de la historia contemporánea y establecer relaciones entre ellos y las problemáticas actuales de nuestra sociedad.

 2) Comprender el pasado histórico como un proceso dinámico, conflictivo y complejo, identificando cambios y continuidades.

 3) Desarrollar las competencias indispensables para analizar desde una perspectiva histórica comportamientos, procesos políticos y relaciones de poder y las distintas implicancias de las mismas.

 4) Adquirir habilidades para la lectura crítica de la bibliografía y la comprensión de las distintas perspectivas de análisis.

 5) Elaborar juicios críticos científicamente fundamentados frente a los problemas que afectan nuestro presente.

 CRITERIOS PARA LA SELECCIÓN Y ORGANIZACIÓN DE LOS CONTENIDOS Y DE LA BIBLIOGRAFÍA[1]

       Los Contenidos Mínimos de la materia Historia Contemporánea aprobados para la carrera de Ciencia Política constituyen los referentes fundamentales para la selección de los contenidos del programa. Sin embargo, la amplitud temporal y espacial de las temáticas que ellos abordan nos obliga a realizar una selección. Por ese motivo, en este curso, nos limitaremos a estudiar aquellos procesos históricos correspondientes a los siglos XIX y XX, que por su significación social y científica, son considerados centrales para comprender tanto la formación y apogeo del sistema económico capitalista, político e ideológico liberal y de una sociedad con valores hegemónicos burgueses, como las posteriores crisis de este sistema, como la que nos preocupa en la actualidad. Priorizamos, entonces, los grandes procesos, iniciados con la “doble revolución”, atendiendo a la larga duración y a los puntos de inflexión y nudos de debates historiográficos, como la Revolución Francesa o el nazismo. Asimismo hemos incluido temáticas que por su complejidad o por su vinculación directa con el presente demandan una mayor reflexión y actitud crítica.

Asimismo, en el desarrollo de los distintos temas se consideró un enfoque que tienda a la comprensión de los procesos transformadores de las distintas sociedades y que permita romper con las visiones poco explicativas o esquemática e inmovilistas de la Historia. Por el contrario, se tiende a priorizar un abordaje procesual que facilite la comprensión de la dinámica social desde una perspectiva multicausal.

Dada la complejidad y extensión de los procesos que analizan los historiadores durante los siglos XIX y XX, hemos seleccionado etapas fundantes y etapas de crisis, lo que implica hacer hincapié en los cambios y conflictos que permiten identificar los distintos procesos económico-sociales.  A estos períodos responden las diferentes unidades temáticas en que se divide el programa. Dentro de cada unidad, se discriminaron con fines analíticos las distintas esferas en las que transcurre la vida del hombre (social, político, económico, mental,…) aunque debe considerarse que esta división en campos o niveles de análisis de la realidad social es a los efectos de una mejor comprensión de los problemas y no deben pensarse como estamentos separados sino como áreas que se interrelacionan y se modifican constantemente.

En la selección de la bibliografía se tuvo en cuenta las temáticas planteadas, la vigencia y diversidad de los análisis que realizan los autores y un nivel de complejidad adecuado. Se privilegiaron los textos explicativos que abordan los problemas centrales de la Historia Contemporánea desde una perspectiva analítica, crítica y reflexiva pero a la vez comprensible para el conjunto de los alumnos.


[1] La selección de textos obligatorios está indicada en el cronograma